Curso de jeroglíficos. Tema 1.1: Signos y tipos de escritura




En este primer tema nos vamos a centrar en distinguir y diferenciar los signos y tipos de escritura. Porque, pese a lo que a nivel general se pueda pensar, no solo existieron los jeroglíficos para escribir, sino varios sistemas usados a lo largo de los años para interpretar y transcribir las palabras divinas.



Empecemos por lo conocido: el jeroglífico. En primer lugar hay que establecer el origen mismo de la palabra. Jeroglífico es una palabra griega que tiene origen en dos palabras: ἱερός (hierós) "sagrado", y γλύφειν (glýphein) "escritura". Cuando los griegos llegaron a Egipto transformaron los nombres de las ciudades, dioses y personas en sonidos acordes con su propia lengua. De ahí que llamaron al país Egipto (Aegyptos).

La escritura jeroglífica fue la usada para los textos de carácter sagrado y para las decoraciones de los templos. No es un sistema de escritura que la gente corriente comprendiese o supiese leer, la mayoría de la población no sabía leer en general, sino el tipo de escritura más elevada, la palabra de los dioses que solo determinados escribas y sacerdotes podían interpretar. Comprendía casi 900 signos diferentes y fue usada durante toda la historia del Antiguo Egipto (más de 3000 años). Podía escribirse de forma cursiva.



Al mismo tiempo que la escritura jeroglífica se desarrollaron otros tipos de escritura más sencillos para poder redactar documentos, registros y otros textos necesarios para cualquier trámite alejado del contexto sagrado. A este tipo de escritura la conocemos como hierática. Proviene del griego ἱερατικά (hieratika, sagrado). Este tipo de escritura permitía a los escribas escribir de forma rápida y simplificada cuando se trabajaba sobre papiros. Podemos decir, de forma un tanto genérica, que se trata de un tipo de escritura simplificada de la jeroglífica para poder escribir más rápidamente reduciendo las imágenes a trazos.

Existía incluso una forma simplificada de este tipo de escritura denominada cursiva. Acabó siendo sustituida por la última forma de escritura que vamos a ver a continuación.

Un último sistema de escritura surgió durante la fase final del Antiguo Egipto (660 a.c. aproximadamente) antes de mezclarse con influencias extranjeras. Se conoce como escritura demótica y terminó por sustituir a la hierática.


La famosa piedra de Rosetta, que permitió a Champollion descifrar la escritura jeroglífica, estaba escrita en jeroglífico, griego y demótico.

Sobre estos signos y tipos de escritura se escribían todos los textos y documentos en el antiguo Egipto. A lo largo de la historia la misma lengua cambió, evolucionó y se adaptó a los nuevos tiempos, y de la misma forma la escritura adoptó estos cambios y fue evolucionando, pero sobre esto hablaremos más en el próximo tema.

(Entrada revisada a 12/01/2022)

TEMA SIGUIENTE:



TEMA ANTERIOR:












Comentarios

Entradas más vistas

La lengua egipcia (II): Jeroglíficos básicos

Símbolos del antiguo Egipto: La leyenda del ave fénix

La lengua egipcia (III): Signos unilíteros