Buscar este blog

Contador de visitas

2/7/16

El templo de Luxor

El templo de Luxor es uno de los más grandes y más conocidos de los que quedan en Egipto. Situado en una de las ciudades más turísticas y con mayor número de templos y estructuras originales conservadas, es una visita obligada para todos aquellos que viajan al país. El templo de Luxor tiene muchas historias que contar, y nuestro objetivo con esta entrada es darlas a conocer todas.



El templo se encontraba situado en el centro de la antigua ciudad conocida como Uaset. Uaset fue una ciudad que comenzó a tener mayor importancia en la época conocida como Imperio Nuevo en la que se constituyó como capital del país. La ciudad fue renombrada como Tebas en época griega. El templo fue construido durante las dinastías XVIII y XIX. Se le fueron añadiendo elementos con el paso del tiempo tanto en época Ptolemaica como romana. Consagrado al dios Imen, que pasó también de ser un dios local a ser consagrado como el dios central del país durante todo el último periodo de esplendo egipcio. Hoy en día el templo está considerado, junto con el conjunto de templos de la zona, como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.




La construcción del templo se le atribuye a Amenhotep, hijo de Hapu por orden de Imenjetepjekauaset (Amenofis III), su padre. El templo está construido por bloques reutilizados de un edificio anterior, probablemente una capilla edificada por Hatshepsut. La longitud total es de 260 metros.



El templo complementa el gran templo de Imen (Amón) en Karnak. Situado a poco más de dos kilómetros estaban unidos por 700 esfinges con cabeza de carnero y capillas en las que se paraban las barcas de la triada de la ciudad en la gran fiesta de Opet. El templo está dedicado a la gran triada de la ciudad: Imen, Mut y Jensu (Khonsu).

El festival de Opet era el más importante de los que se realizaban en Uaset. Tenía lugar el segundo mes de la estación de la inundación. Se realizaba una procesión en la que se trasladaban las barcas de los neteru (dioses) con sus imágenes desde Karnak hasta Luxor.

La planta del templo sigue una trayectoria axial. Sus construcciones principales son el santuario, la sala hipóstila y la columnata de entrada procesional. La sala hipóstila está formada por treinta y dos columnas de estilo papiriforme fasciculadas hacia el patio porticado o patio solar. La columnata de entrada tiene una extensión de cincuenta y dos metros.



Llegando por la avenida de las esfinges lo primero que nos encontramos son la capilla de Serapis y Jut Jer (Hathor). Situados enfrente del templo nos encontrábamos con dos obeliscos y dos estatuas sedentes del rey. Uno de los pilonos fue trasladado a la plaza de la Concordia en París en el año 1836, como regalo de Mohamed Alí. El otro, de unos 25 metros de altura, se encuentra actualmente en su emplazamiento original. El obelisco está decorado con una escena en la que aparece Ramesu Meriimen (Ramsés II) adorando a Imen, y 3 franjas de jeroglíficos en las que se describe el protocolo real junto a una fórmula de alabanza a las construcciones y victorias del rey y la duración de su reinado. Las figuras sedentes del rey están decoradas con imágenes de prisioneros que representan los nueve pueblos conquistados por Kemet. La reina Nefertari aparece a cada lado del trono. El pilono  construido por Ramsés II relata la batalla de Qadesh, librada por el rey contra los hititas. En la decoración se incluye el poema de Pentaur que glorifica el valor del rey en la batalla.



Ya en el interior encontramos las capillas de la triada divina del tempolo (Imen, Mut y Jensu) en el centro del gran patio solar de Ramses II. Construidas por Hatshepsut y Yejutimes Neferjeperu (Tutmosis III) y decoradas posteriormente por Ramsés II, servían como almacén de las barcas sagradas. El patio está rodeado de columnas papiriformes entre las que se sitúan estatuas de Ramses II y diversos dioses. Las columnas están colocadas en 2 hileras alrededor del patio. Este es el espacio al que tenían accesos todos los egipcios.

Si continuamos adentrándonos en el templo llegamos a la avenida procesional con columnas papiriformes de corola abierta de 16 metros de altura. Justo antes de la avenida encontramos dos estatuas de Ramses II con la reina Nefertari representada como la diosa Jut Jer (Hathor). Situadas en el lado sur se encuentran dos estatuas dobles de Imen y  Mut. La decoración de los muros es obra de Tutanjimen (Tutankamón) y Horemheb y sus relieves relatan la fiesta de Opet, mostrando la procesión de barcos desde Karnak y el viaje de regreso.



Llegamos a un nuevo patio solar y de ahí pasamos a la sala hipóstila, un espacio cubierto formada por treinta y dos columnas de estilo papiriforme fasciculada hacía el patio solar. Originalmente la sala se encontraba techada. Las imágenes de los dioses, que aparecen en la decoración, fueron restauradas durante la XIX dinastía ya que los originales fueron destruidos por Anjeniten . Esta sala nos permite la entrada al vestíbulo, decorado con imágenes de emperadores romanos superpuestas sobre los originales egipcios. La sala tiene 3 habitaciones auxiliares consagradas a Mut, Jensu e Imen.

En la sala de ofrendas, decorada con imágenes religiosas hay un santuario en el que Alejandro Magno aparece como Imen. Al lado oeste de la sala se encuentra la sala del nacimiento y a continuación una sala que hace las veces de vestíbulo para la última sala, el santuario.




Publicar un comentario