Buscar este blog

Cargando...

27/8/16

Personajes del Antiguo Egipto: Tut anj imen (Tutankamon)

Tutankamon, o como en la antiguo lengua de Kemet era Tut anj imen es una de las figuras más famosas hoy día. Le preguntes a quien le preguntes acerca del Antiguo Egipto le nombrará seguro. Todo gracias al descubrimiento de su tumba intacta a mediados de siglo XX, porque realmente fue un rey de trayectoria muy corta y escasa repercusión en la sociedad de su época.



Fue un rey al que los estudiosos de hoy sitúan en la llamada XVIII dinastía. Hijo de Ajenaton (Meri iten anj iten) el rey hereje que cambió todo el sistema de creencias y dioses por un único dios: Iten. Originalmente fue nombrado como Tut anj iten, pero modificó su nombre cuando la religión que su padre impuso al país volvió a sustituirse por la de toda la vida. Fue coronado cuando tenía solo entre 8 y 10 años de edad. Murió con tal solo 17-18 años por lo que no consiguió dejar una impronta visible en el país.

Lo más destacado de su reinado fue la restitución de la religión de Kemet y el abandono de Amarna en favor de Uaset (Tebas) como capital del país. Este cambio sucedió durante su cuarto año de reinado y se le debe atribuir más merito al clero que siempre estuvo en contra de la reforma de su padre que al rey mismo.

Tras su muerte se produjo un cambio de reinado ya que no dejó vástagos que continuar con la linea familiar. Desde entonces los encargados de reinar en el país fueron sus generales Ay, primero y Horemheb después.



Si no hubiese sido por el descubrimiento de su tumba en el Valle de los reyes sería un rey más en la historia de la Egiptología como tantos otros que reinaron poco tiempo y no dejaron nada especialmente reseñable. Sin embargo, que de entre todas las tumbas del Valle de los reyes que fueron expoliadas la suya fuese la única que se encontró intacta contribuyó enormemente a crearle una fama que permanecerá para siempre.

Fue el británico Howard Carter y su expedición los que encontraron la tumba. El motivo de que se encontrase intacta es porque la tumba permaneció sepultada desde la antigüedad impidiendo a los ladrones no solo de acceder a la misma, sino a no saber siquiera que se encontraba allí. Gracias a esto el interior de la tumba estaba lleno de tesoros. Todos los objetos que se depositaban en las tumbas para la otra vida, todo el oro fue encontrado intacto. Nunca se había encontrado tal cantidad de tesoros por lo que su repercusión fue increíble y dio la vuelta al mundo. Aun a día de hoy se considera el descubrimiento más importante en la historia de la Egiptología.




Otro hecho que le hizo todavía más famoso, aunque no de la mejor forma posible, fue la leyenda que se formó acerca de la maldición de su tumba. El hecho de que varios exploradores que participaron en el descubrimiento de su tumba murieran poco tiempo después, algunos en lo que los tabloides señalaban como circunstancias extrañas, hizo que se crearan muchas historias y leyendas acerca de ello. Howard Carter murió años más tarde por causas naturales, pero la maldición estaba en el aire y numerosas películas y libros se apoyaron en ella para crear historias sobre momias vengativas que buscaban asesinar a todos los que habían asaltado su tumba.

20/8/16

Excursión en Egipto: Menfis, Sakkara y Dashur

Hoy comenzamos una nueva serie de entradas cuyo objetivo es informar y orientar a todos aquellos que van a viajar a Egipto. El objetivo es mostrar los principales puntos de interés y las excursiones básicas y opcionales de cualquier paquete turístico para hacerse una idea de lo que nos vamos a encontrar en el país o planificar mejor nuestras vacaciones y tiempo libre allí. Hoy vamos a empezar con una excursión que suele ser opcional y que recomiendo hacer por libre, la excursión a Menfis, Sakkara y Dashur.



Momento ideal para la realización de la excursión: Un día libre que tengamos en nuestra estancia en El Cairo.

Momento del día para realizarla: Por la mañana o justo después de comer.

Tiempo requerido: Al menos 4 horas

La excursión propuesta hoy recomiendo realizarla por libre por varios motivos. Si la contratamos con un guía de la agencia con la que vayamos vamos a encontrar dos inconvenientes: Por un lado va a resultar muy cara ya que nos cobrarán una cantidad mucho más elevada que si fuésemos por libre, por otro lado vamos a ver muchas menos cosas porque los guías se saltan partes del recorrido o no pasan por Dashur.



Si nos atrevemos a ir por libre (¿por qué no hacerlo?, no hay ningún peligro e iremos a nuestro aire) tenemos que buscar un taxista que nos lleve durante todo el recorrido. Lo mejor es tantear a varios y regatear el precio por la excursión completa de antemano. Lo que nos interesa es que el guía nos lleve a cada punto del recorrido, nos espere el tiempo que dure la visita y nos lleve hasta el siguiente punto. Cuando hayamos acabado nos devolverá al hotel. En este sentido recomiendo no detenerse a comer en algún restaurante durante la excursión ya que supondrá que el taxista tenga que esperar más tiempo y nos restará tiempo de visita. En mi opinión, es un día ideal para llevar algo de comida para almorzar durante las visitas o el trayecto. Si decidimos realizar la excursión por la tarde lo mejor es hacerlo justo después de comer.

Si tenéis la excursión de las pirámides de Giza en vuestro paquete (seguramente sí, todos los operadores la incluyen) lo mejor sería realizar la excursión después o bien comiendo antes en un restaurante local o bien llevando algo para comer por el camino. Tendremos que comprar las entradas por nuestra cuenta, pero esto no supone ningún inconveniente pues el mismo taxista te podrá indicar dónde se compran.

La primera parada de nuestra excursión será en el museo de Mit Rahina (nombre actual para Menfis). Se encuentra a unos 25 kilómetros de las pirámides de Giza por lo que si hemos empezado la excursión por ahí o nuestro hotel está en la zona tardaremos menos tiempo en llegar (unos 30-40 minutos) mientras que si nuestro hotel está por el centro tendremos que sumar una media hora adicional. El museo es pequeño y se encuentra al aire libre, pero merece mucho la pena la visita, sobre todo porque pilla de camino al resto de lugares de interés.



Podemos ver diversas estatuas y elementos identificados todos por carteles (en inglés) de lo que estamos viendo, pero la mayor atracción del museo es una gigantesca estatua de Ramses II que se encuentra en un edificio anexo al museo. Podemos ver la estatua desde la planta baja o subir un piso para contemplarla desde arriba. Indicar que la estatua se encuentra tumbada no de pié por lo que se puede todavía mejor.

Una vez acabada la visita (no nos llevará mucho más de 30 minutos dependiendo de lo meticulosos que seamos) nos dirigiremos al recinto funerario de Sakkara. Desde nuestra ubicación actual lleva aproximadamente 15 minutos pues se encuentra a poco más de 5 kilómetros.



Si fuésemos con guía veríamos un poco el complejo exterior, la pirámide escalonada y terminaríamos la visita. Por nuestra cuenta recomiendo ver todo el complejo tranquilamente, la pirámide y luego dirigirse a un par de puntos de mucho interés que los guías obvian.



La entrada se compra en un pequeño centro de visitantes. Al lado del mismo hay un museo, el museo de Imhotep. La entrada es única y vale tanto para el recinto como para el museo. Recomiendo verlo después de la pirámide, pero eso ya es decisión de cada uno. Una vez recorrido todo el recinto y visto el museo (es pequeño, pero cuenta con objetos muy interesantes encontrados en la necrópolis) nos podemos encaminar a las tumbas y pequeñas pirámides que se encuentran a la derecha de la pirámide principal. Es otro punto al que los guías no te llevan y merece mucho la pena.



Una vez visto todo nos dirigiremos en el taxi a Dashur que está a 10 kilómetros del complejo de Sakkara. Allí tenemos la pirámide roja. En esta pirámide se puede entrar aunque antes hay que subir 125 escalones para llegar a la entrada. Merece totalmente la pena tanto por la experiencia como por la vista que tenemos de todo desde allí. Para entrar a la pirámide hay que bajar una serie de escalones durante 63 metros. Debemos ir encorvados (si somos altos) para no darnos con el techo.




Tras esta experiencia podemos pasear por los alrededores donde hay restos de otras pirámides aunque ninguna en que se pueda entrar. Una vez terminemos podemos volver al hotel o a El Cairo.

13/8/16

Las grandes pirámides

Las grandes pirámides siempre han fascinado a la humanidad desde tiempos remotos. Incluso en sociedades que nos atrevemos a clasificar como muy avanzadas como la actual muchos aún se preguntan cómo se construyeron, a pesar de haberse explicado miles de veces. En esta entrada vamos a hablar y desgranar el recinto funerario más grande del mundo, el conformado por las tres pirámides de Giza.



Situada a unos veinte kilómetros de El Cairo, la meseta de Giza fue el lugar elegido por varios reyes de la llamada cuarta dinastía para levantar su morada final. Tres grandes pirámides presiden el lugar pertenecientes a los reyes Jufu (Keops), Jafra (Kefren) y Menkaura (Micerinos). Lo que no sabe mucha gente es que las pirámides son solo la punta del iceberg del complejo que está formado también por tumbas y mastabas de otros miembros reales, templos así como la esfinge.

Lamentablemente, y como sucede en la actualidad con todos los monumentos que nos han llegado de Kemet, las pirámides no se encuentran tal y como fueron edificadas ya que parte de su revestimiento fue utilizado para construir edificios cercanos. La más grande es la de Jufu y una de las siete maravillas del mundo antiguo. La única que permanece hoy día.

El complejo abarca un total de 160 kilómetros cuadrados y está formado por los siguientes elementos identificados con el número correspondiente al mapa mostrado:



1-La gran pirámide:

La tumba del rey Jufu fue edificada por el arquitecto Jemiunu siendo la primera de las tres en construirse en el complejo. Construida con más de dos millones de bloques de piedra de dos toneladas cada una de media llegando los más bajos hasta a sesenta toneladas de peso. Está compuesta por tres cámaras interiores: la del rey, la del ka y una subterránea. La gran galería es un corredor de 47 metros de largo y 8 de altura que da a dos pasillos por los que se entraba a la pirámide.

2-La pirámide de Jafra:

Tiene dos entradas en la cara norte a diferentes alturas.

3-La pirámide de Menkaura:

La más perjudicada en su revestimiento y la más pequeña de las tres.



4- El templo funerario de Jafra:

De planta rectangular y más de cien metros de largo consta de salón de entrada, patio descubierto, santuario y almacenes. Estaba destinado solo a los sacerdotes que rendían culto allí.

5-Templos funerarios de Jufu y Menkaura

6-Pirámide subsidiaria de Jufu

7-El templo del valle de Jafra:

Disponía de dos entradas y un muro de más de doce metros de altura. Contaba con naos de forma cuadrada con una estatua del rey y dos esfinges ante cada puerta. Un pasadizo conducía a la sala hipóstila.

8-Templo del valle de Menkaura

9-Las tres pirámides de las reinas:

Cercanas a la cara este de la tumba de Jufu se encuentran las llamadas pirámides de las tres reinas. Actualmente se atribuyen a la madre del rey y a dos esposas del rey.

10-Pirámide de Jentkaus:

Tumba de la reina que dispone a su alrededor de tumbas para los cortesanos y los sacerdotes encargados de su culto. La pirámide tiene un pequeño templo funerario con una sala de ofrendas. Junto a la calzada de acceso existía una ciudad de sacerdotes con tierras de cultivo.

11-Pirámides de las reinas de Menkaura

12-Mastabas de cortesanos de Jafra

13-Gran esfinge:

De veinte metros de altura representa al rey Jafra con cuerpo de león. Sufrió restauraciones durante toda la historia de Kemet ya que los vientos arrastraban la arena consiguiendo sepultarla en varias ocasiones. Durante la época de Dyehutymose se colocó la llamada “Estela del sueño” en la que se cuenta como el rey tras una cacería se durmió bajo la cabeza de la esfinge que estaba enterrada y tuvo un sueño en el que le decía que si despejaba la arena que la cubría sería rey.

14-Templo de la esfinge.

15-Mastaba de Jemon

16-Mastabas occidentales

18-Fosos de las barcas solares

En 1954 se encontró enterrada una barca usada para los rituales funerarios que actualmente se conserva en un museo en la zona que la exhibe en exclusiva.

20-Tumbas hipogeos

21-Almacenes de los artesanos

24-Calzadas procesionales

25-Cantera de Menkaura

27-Tumbas hipogeos del sur

29-Mastabas y tumbas hipogeos

 Está dominado por nueve grandes mastabas.

30-Cementerio de mastabas

 Contiene una multitud de mastabas que datan de la cuarta a la sexta dinastia

31-Cementerio de mastabas

Reservada a las tumbas de miembros de la familia real y está situado junto a las pirámides de las reinas.


32-Mastabas y tumbas excavadas en la roca

6/8/16

La lengua egipcia (III): Signos unilíteros

En esta entrada nos metemos en faena y comenzamos a ver los pilares de la escritura jeroglífica. Vamos a ser capaces de identificar caracteres básicos y leerlos.

En primer lugar vamos a ver los signos unilíteros. Hay que decir que para la escritura jeroglífica no existía un alfabeto como el que tenemos actualmente en español, el idioma se basaba más en fonogramas e ideogramas (como el japonés y el chino). A continuación tenéis una serie de signos ortográficos con su equivalente en el alfabeto español.


Con esta tabla sois capaces de formar vuestros propios nombres pues solo es necesario seleccionar el signo equivalente a la letra española correspondiente. Sin embargo, hay que dar una serie de pautas para interpretar correctamente la lectura de la tabla, pues esta tabla es una comúnmente aceptada, pero que no puede interpretarse literalmente.

La primera peculiaridad la encontramos en el signo correspondiente a la letra H. En español la letra h es muda, pero no podemos leer ese signo como nuestra h porque su sonido es aspirado como en la mayoría de los idiomas. De esta manera, si queremos escribir el nombre helena tenemos que utilizar los signos correspondientes a Elena ya que no hay correspondencia para nuestra h, y si encontramos una palabra que se transcribiría como hip, por ejemplo, deberíamos leerlo jip.

La segunda peculiaridad es que, como podéis ver, hay un signo repetido con correspondencia para las letras u y w. Esto es porque en transliteración a muchos idiomas la w se lee como u y así es como debemos interpretar este signo, como en la palabra uaset y no como waset.

Debemos ser prudentes porque, a pesar de que pensemos que con estos signos podemos formar nuestras propias palabras de la lengua de Kemet, no es así. Podemos intentar formar la palabra maat (justicia, verdad) con los signos indicados arriba, pero lo estaremos haciendo mal ya que para esta palabra debemos utilizar otros signos que comenzaremos a ver en la entrada siguiente.

Antes de finalizar esta entrada indicar que, cuando una palabra se transcribe con varias consonantes consecutivas se intercala la letra e entre ellas para conseguir la palabra original. Este es el método comúnmente aceptado y el que reproduce “casi” a la perfección el sonido de la lengua de Kemet.

30/7/16

Mentiras históricas sobre el Antiguo Egipto

Hace tiempo dediqué una entrada a hablar de Mentiras históricas sobre el Antiguo Egipto. La entrada de esta semana pretende ser una ampliación de aquella, que a su vez la sustituirá, ahondando un poco más en cada uno de los puntos tocados en su día y añadiendo algunos nuevos que merece la pena resaltar.

ESCLAVOS LEVANTANDO LAS PIRÁMIDES



Una de las mentiras más difundidas, gracias a Hollywood y sus ficciones “históricas”. En aquellas películas las pirámides eran levantadas por esclavos que, impulsados por el látigo de los capataces, cargaban las pesadas piedras y las arrastraban hasta su destino final. Anteriormente fueron el historiador Herodoto y la biblia quienes metieron esta idea en sus contemporáneos.

Es una de las peores y menos informadas mentiras de la historia por el hecho de que en Kemet (Antiguo Egipto) no hubo esclavos durante la casi total duración de su historia y cuando los hubo siempre fueron extranjeros prisioneros de algún conflicto, nunca nacionales.

Incluso estos “esclavos” no eran utilizados para tareas como la de levantar pirámides, cavar tumbas, etc... estos trabajos siempre han estado destinados a nacionales libres que desempeñaban esa profesión como podían dedicarse a cualquier otra cosa.

En el caso concreto de las pirámides ayudar a levantarlas era un orgullo, además de una forma de garantizarse un sustento durante mucho tiempo, pues se estaba construyendo la tumba del nesut (rey) que para los ciudadanos era un dios en vida.



No quita que durante su construcción muriese mucha gente debido a la peligrosa naturaleza del trabajo, pero también lo hacen hoy día los mineros y obreros sin ser por ello esclavos. Las diferentes circunstancias personales o familiares pueden obligar a la gente a realizar un trabajo u otro, pero nunca obligados.

Para muchos era una oportunidad de empleo seguro pues podían participar durante todo el tiempo de construcción de la pirámide, que eran muchos años, garantizándose un sueldo y una paga final bastante mejor que la de un obrero común.

Cuando Kemet se convirtió en Egipto y pasó a ser un país griego o romano la esclavitud se normalizó como estaba normalizada en Grecia y Roma, pero ya estamos hablando de un periodo muy diferente, siglos más tarde de que la última de las pirámides fuese levantada.

PLAGAS Y ÉXODO DE JUDÍOS DE LA BIBLIA



Según La biblia, concretamente el libro de El Éxodo, Moisés ayudó a huir de Egipto a los israelitas esclavizados para llevarlos a la tierra prometida. Quitando el hecho de tomar la biblia o cualquiera de los otros libros sagrados que hablan del tema como ciertos, hay múltiples evidencias de que ningún éxodo de este tipo se produjo en Egipto.

Según este éxodo los israelitas llegan a Canaan desde Egipto. Varios estudios y estudiosos contradicen esta posibilidad ya que no hay evidencia arqueológica de un movimiento de masas semejante ni de la densidad de los asentamientos humanos se multiplicara en la época narrada en los libros. Se sugiere que los israelitas siempre estuvieron allí.

Por otro lado se contradice toda la invasión y conquista de Canaan por parte de los israelitas por hechos como que las murallas de Jericó fueron derribadas 300 años antes de lo que dicen los libros, que la ciudad de Ay había desaparecido mil años antes de la llegada de Josué y que muchas localidades nombradas no existían todavía o eran localidades minúsculas.

El caso es que no hay evidencia arqueológica ni histórica de la presencia hebrea en Egipto. Ningún tipo de mención, inscripción más que en la biblia y la torah, que, independientemente de las creencias de cada uno, son novelas que pueden estar parcialmente basadas en hechos históricos.



Por otro lado encontramos las diez plagas que la biblia y la torah relatan sufrió Egipto para permitir este éxodo. Las mismas consistían en que las aguas se convertían en sangre, invasión de ranas, piojos, moscas, peste en el ganado, ulceras y sarpullidos incurables, granizo, langostas, tinieblas y oscuridad y la muerte de todos los primogénitos.

Varios expertos han intentado buscar una explicación científica para estas plagas llegando en ocasiones a explicaciones forzadas y muy causalisticas. En un documental de National Geographic se intenta buscar una explicación en la erupción de un volcán que propiciaría todas estas plagas. Por peregrina que sea la explicación el hecho es, como siempre, que no hay evidencia física o escrita de las plagas más que en los “libros sagrados”.

Por un lado no hay que ser muy listo para ver que la mayoría de estas plagas son fantásticas o improbables sino que además no hay pruebas en cadáveres de la época, lesiones y enfermedades en las momias como las indicadas en las plagas. Por mucho que uno quiera creer, hay cosas que no se pueden tolerar.

FARAÓN



Esta palabra que se ha instalado en nuestras vidas en todos los idiomas no existía en el Antiguo Egipto ni se usaba para referirse al monarca de la época que siempre ha sido llamado nesut (rey).

La palabra tiene origen de nuevo en la biblia ya que es la palabra hebrea פרעה y griega φαραώ dada para los gobernantes del Antiguo Egipto. Muchos intentan darle una explicación etimológica ya que la palabra usada en Kemet para la casa real era per aa, de la que muchos ven la evolución para para-fara-faraón. Sin embargo, el termino para referirse al monarca en Kemet era nesut por lo que, si esta evolución es cierta, toma raíz de forma equivocada.


Como siempre todo esto viene por la contaminación de la lengua original con otras como el hebreo y el griego que asimilan palabras y estructuras y las adaptan a sus propios vocablos. Hoy día se habla siempre de faraón cuando podríamos usar la palabra rey, pero no queda tan visual como la palabra equivocada.

23/7/16

Personajes del Antiguo Egipto: Cleopatra

Cleopatra Filopátor Nea Thea o Cleopatra VII, en griego: Κλεοπάτρα Φιλοπάτωρ es uno de los personajes más famosos no solo del mundo del Antiguo Egipto, sino de la historia de la humanidad. Una figura que enamoró a los romanos y al publico actual gracias a películas, novelas y reimaginaciones.



Fue la última reina del Antiguo Egipto cuando el país ya no era desde hacía mucho tiempo Kemet, sino el Egipto griego. Heredó el trono cuando tenía 18 años junto a su hermano Ptolomeo XIII de tan solo 12 años de edad con el que además se casó. Su padre fue un soberano despreciado por su pueblo que se mantenía en el trono gracias a la ayuda romana.

Entre el año 50 y 49 a.c. el país sufrió una gran crisis de rebeliones internas, hambruna y perdida de poder económico. Aconsejado por tres de sus consejeros Ptolomeo XIII expulsó a su hermana obligandola a exiliarse a Siria desde donde Cleopatra intentaría recuperar el poder reuniendo un ejercito.

En esa misma época en Roma estalló la guerra civil entre Ivlivs Caesar y Pompeivs que hizo que ambos llegasen al país del Nilo. El rey egipcio mató a Pompeivs con la esperanza de ganarse el favor de Caesar aunque su decisión consiguió el efecto contrario. Caesar se dispuso a solucionar el conflicto entre los dos hermanos por el trono del país y localizó a Cleopatra y medió consiguiendo un acuerdo por el cual Ptolomeo XIII se queda con la isla de Creta y Cleopatra recupera el trono.



Ptolomeo no pudo aceptar esta solución y llevo la guerra a los nuevos amantes. Como consecuencia de ello Ptolomeo XIII murió, Cleopatra recuperó el trono de nuevo y se casó con su hermano Ptolomeo XV para legitimar su gobierno que tenía solo 10 años por lo que Cleopatra se quedó como gobernante real del país.

De la relación de Cleopatra y Caesar nacería un hijo, Cesarión. Cleopatra estuvo dos veces en Roma, pero nunca se ganó el favor del pueblo romano y una vez Caesar fue asesinado se quedó sin apoyos. Una vez de vuelta a Egipto y con su hermano con 15 años de edad que podía quitarle el trono que le pertenecía, buscó la ayuda de Marco Antonio que se encontraba formando triunvirato con el heredero de Caesar, el futuro Avgvstvs.

Cleopatra y Marco Antonio se convirtieron en amantes. Tuvieron tres hijos y se casaron formalmente. Una vez el triunvirato terminó se inició un conflicto entre Marco Antonio y Avgvstvs que condujo a la batalla de Actium en Egipto. Como consecuencia del conflicto ambos amantes murieron. Cleopatra se suicidó, según quien lo cuenta de una forma o de otra y terminó la dinastía Ptolemaica en Egipto al convertirse en país en una provincia romana.



La fascinación que causa hoy día Cleopatra no tiene explicación, o quizá deberíamos buscarla en las peliculas que se han hecho de ella y la idealización que se ha mostrado en las mismas, pues la reina nunca fue una mujer con un canon de belleza ideal ni acorde a nuestro tiempos. Nunca fue idealizada por los romanos ni su propia gente la tenía como una gran belleza.


Su paso por la historia es celebre por la presencia de Roma pues si la guerra civil no hubiese acabado en Egipto la figura de Cleopatra nunca habría quedado registrada en la historia al no conseguir reinar y ser solo una pariente más del rey en cuestión. Además, el hecho de que su dinastía fuese el final del Egipto históricoC, no de Kemet que murió siglos antes, tampoco le confieren una presencia histórica en los eventos del Antiguo Egipto cuando era conocido como Kemet, antes de la llegada de los invasores extranjeros.

16/7/16

Usir

Usir es uno de los dioses más importantes de Kemet a lo largo de toda su historia. Usir es la vida, el elemento natural que la representa, es también el dios más importante del mundo inferior, la duat, donde preside el juicio de los muertos. Para los griegos se le llamó Όσιρις) que es como ha quedado hoy día para la mayoría de la gente (Osiris).



Es el símbolo de resurrección por excelencia como demuestra su mito. Esta asociación con la vida se puede ver en el mito de resurrección así como en el carácter de dios de la fertilidad que desde siempre ha tenido este dios pudiéndose observar este rasgo en su misma piel, de color negra o verde.

El mito de Usir cuenta como este, que fue el primer rey de Kemet, vivía en paz con su mujer Ast (Isis) hasta que su hermano Suti (Seth) le tendió una trampa para vengarse por una afrenta que su hermano había cometido sobre él. Existen varias versiones de lo que sucedió siendo imposible discernir cuál es la auténtica. En algunas versiones Suti se convierte en un cocodrilo, en otras más modernas arroja a su hermano al Nilo en pedazos.

Lo único cierto es que asesinó a Suti y le mutiló desperdigando sus miembros por todo el país. En los 42 sepat (nomos) que tenía por entonces Kemet distribuyó 42 pedazos de Usir. Suti aprovecha para gobernar Kemet en lugar de su hermano mientras Ast se dedica a buscar los 42 pedazos de su esposo por todo el país junto a la netert Neftis.

Entre ambas encuentran todos los pedazos del neter Junto a la ayuda de otros neteru como Inpu consiguen juntar todos los pedazos mediante el embalsamamiento del cadáver y entonces Ast con forma de pájaro insufla de nuevo la vida en el cuerpo de su esposo y copula con él. De esta unión nace Jer (Horus).




Usir pasa a ser el neter del inframundo y su hijo es el que desafía a Suti por el gobierno legítimo del país convirtiéndose en el nuevo rey.

En época greco-romana Plutarco narró este mito de forma diferente a las tradiciones egipcias. En su relato Suti le regala un sarcófago a Usir con sus medidas exactas indicando en un banquete que lo regalará a quien encaja perfectamente en él. Aliado con 73 traidores hace que todos ellos entren en el ataúd para comprobar que ninguno cabe. Cuando Usir entra para probar Suti y sus 73 esbirros lo cierran y arrojan el ataúd al río que llega a la ciudad de Biblos donde nace un árbol en el lugar en el que acaba el ataúd.

El rey de Biblos hace cortar el árbol y lo utiliza para construir un pilar para su palacio, todavía con el ataúd en su interior Ast encuentra el árbol y rescata el ataúd del interior. Según Plutarco Suti despedazó después el cuerpo de su hermano y cuando fue reconstruido no pudieron incluir el pene que se lo comió un pez. Ast lo reconstruyó con magia para engendran a su hijo Jer.




Esta versión del mito, pese a ser más novelada, es la versión de un escritor que no vivió en Kemet ni bebió de las fuentes antiguas. No obstante, la esencia es la misma y las consecuencias permanecen intactas.

En época del llamado Reino Nuevo se une con Ra para dotar de más fuerza a ambos neteru. Su carácter de neter de la duat (inframundo) le lleva a presidir el juicio de los muertos en el que los fallecidos deben presentarse ante él y superar el pesaje de su corazón para demostrar que han sido puros y seguido la maat (justicia) en vida. De esta forma se ganan la vida eterna o desaparecen para siempre.

Usir se representa como un hombre envuelto en un sudario sujetando los cetros de poder. Su imagen es tan clara que es imposible confundirla con la de cualquier otro neter. Suele portar la corona blanca del alto Kemet aunque en ocasiones, según la época, puede portar la llamada corona Atef.




Su culto se encuentra a lo largo de toda la historia de Kemet y es especialmente fuerte en las localidades de Abedyu y Per Usir. En Abedyu se representaban los misterios de Usir, una de las festividades más importantes de todo el país. Consistía en rememorar la muerte y resurrección del neter. Según la tradición se levantó un templo en cada uno de los lugares en que Suti enterró una parte del cuerpo de su hermano. En Abedyu estaba la cabeza, en Busiris la columna vertebral, en Jem el cuello, en Hut Heryib el corazón y en Taui la cabeza.

Una vez llegó la helenización de Kemet y pasó a ser conocido como Egipto Usir pasó a unirse con Jep (Apis) en la forma de Serapis.

9/7/16

La lengua egipcia (II): Jeroglíficos básicos

En esta segunda entrada dedicada a la escritura en el Antiguo Egipto (Kemet) vamos a profundizar en el sistema de escritura más conocido y estudiado: la escritura jeroglífica.



Este tipo de escritura fue “descifrada” para las sociedades contemporáneas por Jean-Francois-Champollion a través de la conocida Piedra de Rosetta. Esto derivó a que la traducción usada en primer lugar fuese aquella que realizó al francés y después, gracias a la influencia del inglés, se adaptó a esta lengua también.

Por eso hay que empezar aclarando que la gran mayoría de jeroglíficos y traducciones que vemos en internet están basados en una pronunciación que no es equivalente al español y cuyos sonidos no pueden equipararse a los de nuestra lengua. Por eso es común ver tablas de equivalencias de signos jeroglificos con letras que mucha gente usa para poner su nombre en jeroglíficos o tatuarse. Estas tablas, en un porcentaje muy alto, son incorrectas porque están arregladas para que las letras se pronuncien o bien en inglés o bien en francés.



Por este motivo encontramos traducciones con caracteres como kh o letras como h que, o bien no existen en español, o se pronuncian de forma muy diversa (por ejemplo la h en español es muda mientras que en la mayoría de las lenguas es aspirada).

Lo que a continuación voy a exponer es un cuadro de caracteres jeroglíficos y su equivalencia individual en letras españolas para que quien lo vea pueda pronunciarlas tal y como se leen y conseguir el mismo sonido que un angloparlante puede conseguir con otro tipo de tabla.

Hoy en día se recogen un total de 743 caracteres, parecen muchos pero son pocos comparados con el Chino, divididos en grupos de deidades, aves, instrumentos, partes del cuerpo, etc... Este número variaba según la época llegando a multiplicarse en época greco-romana (cuando Kemet ya no era Kemet sino Egipto).



En cuanto a la pronunciación hemos visto una serie de pautas para las letras, pero no existe una pronunciación exacta de la lengua del Antiguo Egipto a día de hoy. Esto es porque no hay nadie que pueda explicar cómo se pronunciaba exactamente por lo que existe un consenso internacional para conseguir una pronunciación unificada en todo el mundo, que no tiene porque coincidir con la original.

De esta manera como parte de esta convención se utilizan las letras e y o para rellenar espacios entre consonantes cuando no existe una letra que las una.

El orden de escritura puede variar, de derecha a izquierda o izquierda a derecha y de abajo a arriba. Lo que nos indica el orden de lectura y la dirección es hacía dónde miran los caracteres.

En la siguiente entrada comenzaremos a profundizar en la escritura dando pautas básicas de la lengua para poder empezar a traducir y escribir.

2/7/16

El templo de Luxor

El templo de Luxor es uno de los más grandes y más conocidos de los que quedan en Egipto. Situado en una de las ciudades más turísticas y con mayor número de templos y estructuras originales conservadas, es una visita obligada para todos aquellos que viajan al país. El templo de Luxor tiene muchas historias que contar, y nuestro objetivo con esta entrada es darlas a conocer todas.



El templo se encontraba situado en el centro de la antigua ciudad conocida como Uaset. Uaset fue una ciudad que comenzó a tener mayor importancia en la época conocida como Imperio Nuevo en la que se constituyó como capital del país. La ciudad fue renombrada como Tebas en época griega. El templo fue construido durante las dinastías XVIII y XIX. Se le fueron añadiendo elementos con el paso del tiempo tanto en época Ptolemaica como romana. Consagrado al dios Imen, que pasó también de ser un dios local a ser consagrado como el dios central del país durante todo el último periodo de esplendo egipcio. Hoy en día el templo está considerado, junto con el conjunto de templos de la zona, como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La construcción del templo se le atribuye a Amenhotep, hijo de Hapu por orden de Imenjetepjekauaset (Amenofis III), su padre. El templo está construido por bloques reutilizados de un edificio anterior, probablemente una capilla edificada por Hatshepsut. La longitud total es de 260 metros.



El templo complementa el gran templo de Imen (Amón) en Karnak. Situado a poco más de dos kilómetros estaban unidos por 700 esfinges con cabeza de carnero y capillas en las que se paraban las barcas de la triada de la ciudad en la gran fiesta de Opet. El templo está dedicado a la gran triada de la ciudad: Imen, Mut y Jensu (Khonsu).

El festival de Opet era el más importante de los que se realizaban en Uaset. Tenía lugar el segundo mes de la estación de la inundación. Se realizaba una procesión en la que se trasladaban las barcas de los neteru (dioses) con sus imágenes desde Karnak hasta Luxor.

La planta del templo sigue una trayectoria axial. Sus construcciones principales son el santuario, la sala hipóstila y la columnata de entrada procesional. La sala hipóstila está formada por treinta y dos columnas de estilo papiriforme fasciculadas hacia el patio porticado o patio solar. La columnata de entrada tiene una extensión de cincuenta y dos metros.



Llegando por la avenida de las esfinges lo primero que nos encontramos son la capilla de Serapis y Jut Jer (Hathor). Situados enfrente del templo nos encontrábamos con dos obeliscos y dos estatuas sedentes del rey. Uno de los pilonos fue trasladado a la plaza de la Concordia en París en el año 1836, como regalo de Mohamed Alí. El otro, de unos 25 metros de altura, se encuentra actualmente en su emplazamiento original. El obelisco está decorado con una escena en la que aparece Ramesu Meriimen (Ramsés II) adorando a Imen, y 3 franjas de jeroglíficos en las que se describe el protocolo real junto a una fórmula de alabanza a las construcciones y victorias del rey y la duración de su reinado. Las figuras sedentes del rey están decoradas con imágenes de prisioneros que representan los nueve pueblos conquistados por Kemet. La reina Nefertari aparece a cada lado del trono. El pilono  construido por Ramsés II relata la batalla de Qadesh, librada por el rey contra los hititas. En la decoración se incluye el poema de Pentaur que glorifica el valor del rey en la batalla.



Ya en el interior encontramos las capillas de la triada divina del tempolo (Imen, Mut y Jensu) en el centro del gran patio solar de Ramses II. Construidas por Hatshepsut y Yejutimes Neferjeperu (Tutmosis III) y decoradas posteriormente por Ramsés II, servían como almacén de las barcas sagradas. El patio está rodeado de columnas papiriformes entre las que se sitúan estatuas de Ramses II y diversos dioses. Las columnas están colocadas en 2 hileras alrededor del patio. Este es el espacio al que tenían accesos todos los egipcios.

Si continuamos adentrándonos en el templo llegamos a la avenida procesional con columnas papiriformes de corola abierta de 16 metros de altura. Justo antes de la avenida encontramos dos estatuas de Ramses II con la reina Nefertari representada como la diosa Jut Jer (Hathor). Situadas en el lado sur se encuentran dos estatuas dobles de Imen y  Mut. La decoración de los muros es obra de Tutanjimen (Tutankamón) y Horemheb y sus relieves relatan la fiesta de Opet, mostrando la procesión de barcos desde Karnak y el viaje de regreso.



Llegamos a un nuevo patio solar y de ahí pasamos a la sala hipóstila, un espacio cubierto formada por treinta y dos columnas de estilo papiriforme fasciculada hacía el patio solar. Originalmente la sala se encontraba techada. Las imágenes de los dioses, que aparecen en la decoración, fueron restauradas durante la XIX dinastía ya que los originales fueron destruidos por Anjeniten . Esta sala nos permite la entrada al vestíbulo, decorado con imágenes de emperadores romanos superpuestas sobre los originales egipcios. La sala tiene 3 habitaciones auxiliares consagradas a Mut, Jensu e Imen.

En la sala de ofrendas, decorada con imágenes religiosas hay un santuario en el que Alejandro Magno aparece como Imen. Al lado oeste de la sala se encuentra la sala del nacimiento y a continuación una sala que hace las veces de vestíbulo para la última sala, el santuario.