Buscar este blog

Contador de visitas

6/8/17

Jeroglíficos: Nivel básico

I - Signos y tipos de escritura

En este nivel nos vamos a centrar en distinguir y diferenciar los signos y tipos de escrituras. Porque, pese a lo que a nivel general se pueda pensar, no solo existieron los jeroglíficos para escribir, sino varios sistemas usados a lo largo de los años para interpretar y transcribir las palabras divinas.



Empecemos por lo conocido: el jeroglífico. En primer lugar hay que establecer el origen mismo de la palabra. Jeroglífico es una palabra griega que tiene origen en dos palabras: ἱερός (hierós) "sagrado", y γλύφειν (glýphein) "escritura". Cuando los griegos llegaron a Kemet transformaron los nombres de las ciudades, dioses y personas en sonidos acordes con su propia lengua. De ahí que llamaron al país Egipto (Aegyptos). 

La escritura jeroglífica fue la usada para los textos de carácter sagrado y para las decoraciones de los templos. No es un sistema de escritura que la gente corriente comprendiese o supiese leer (la mayoría de la población no sabía leer en general), sino el tipo de escritura más elevada, la palabra de los neteru (dioses) que solo determinados escribas y sacerdotes podían interpretar. Comprendía casi 700 signos diferentes y fue usada durante toda la historia del Antiguo Egipto (más de 3000 años).



Al mismo tiempo que la escritura jeroglífica se desarrollaron otros tipos de escritura más sencillos para poder redactar documentos, registros y demás papeles necesarios para cualquier trámite alejado del contexto sagrado. A este tipo de escritura la conocemos como hierática. Proviene del griego ἱερατικά (hieratika, sagrado). Este tipo de escritura permitía a los escribas escribir de forma rápida y simplificada cuando se trabajaba sobre papiros.

Un último sistema de escritura surgió durante la fase final del Antiguo Egipto (660 a.c. aproximadamente) antes de contaminarse con influencias extranjeras. Se conoce como escritura demótica y es una derivación de la hierática.

Sobre estos signos y tipos de escritura se escribían todos los textos y documentos en Kemet. A lo largo de la historia la misma lengua cambió, evolucionó y se adaptó a los nuevos tiempos y de la misma forma la escritura adoptó estos cambios y fue evolucionando, pero sobre esto hablaremos más en la próxima entrega.

II – INFORMACIÓN BÁSICA




Este tipo de escritura fue “descifrada” para las sociedades contemporáneas por Jean-Francois-Champollion a través de la conocida Piedra de Rosetta. Esto derivó a que la traducción usada en primer lugar fuese aquella que realizó al francés y después, gracias a la influencia del inglés, se adaptó a esta lengua también.

Por eso hay que empezar aclarando que la gran mayoría de jeroglíficos y traducciones que vemos en internet están basados en una pronunciación que no es equivalente al español y cuyos sonidos no pueden equipararse a los de nuestra lengua. Por eso es común ver tablas de equivalencias de signos jeroglificos con letras que mucha gente usa para poner su nombre en jeroglíficos o tatuarse. Estas tablas, en un porcentaje muy alto, son incorrectas porque están arregladas para que las letras se pronuncien o bien en inglés o bien en francés.



Por este motivo encontramos traducciones con caracteres como kh o letras como h que, o bien no existen en español, o se pronuncian de forma muy diversa (por ejemplo la h en español es muda mientras que en la mayoría de las lenguas es aspirada).

Lo que a continuación voy a exponer es un cuadro de caracteres jeroglíficos y su equivalencia individual en letras españolas para que quien lo vea pueda pronunciarlas tal y como se leen y conseguir el mismo sonido que un angloparlante puede conseguir con otro tipo de tabla.

Hoy en día se recogen un total de 743 caracteres, parecen muchos pero son pocos comparados con el Chino, divididos en grupos de deidades, aves, instrumentos, partes del cuerpo, etc... Este número variaba según la época llegando a multiplicarse en época greco-romana (cuando Kemet ya no era Kemet sino Egipto).



En cuanto a la pronunciación hemos visto una serie de pautas para las letras, pero no existe una pronunciación exacta de la lengua del Antiguo Egipto a día de hoy. Esto es porque no hay nadie que pueda explicar cómo se pronunciaba exactamente por lo que existe un consenso internacional para conseguir una pronunciación unificada en todo el mundo, que no tiene porque coincidir con la original.

De esta manera como parte de esta convención se utilizan las letras e y o para rellenar espacios entre consonantes cuando no existe una letra que las una.

El orden de escritura puede variar, de derecha a izquierda o izquierda a derecha y de abajo a arriba. Lo que nos indica el orden de lectura y la dirección es hacía dónde miran los caracteres.

En la siguiente entrada comenzaremos a profundizar en la escritura dando pautas básicas de la lengua para poder empezar a traducir y escribir.

III – SIGNOS UNILÍTEROS

En esta entrada nos metemos en faena y comenzamos a ver los pilares de la escritura jeroglífica. Vamos a ser capaces de identificar caracteres básicos y leerlos.

En primer lugar vamos a ver los signos unilíteros. Hay que decir que para la escritura jeroglífica no existía un alfabeto como el que tenemos actualmente en español, el idioma se basaba más en fonogramas e ideogramas (como el japonés y el chino). A continuación tenéis una serie de signos ortográficos con su equivalente en el alfabeto español.


Con esta tabla sois capaces de formar vuestros propios nombres pues solo es necesario seleccionar el signo equivalente a la letra española correspondiente. Sin embargo, hay que dar una serie de pautas para interpretar correctamente la lectura de la tabla, pues esta tabla es una comúnmente aceptada, pero que no puede interpretarse literalmente.
La primera peculiaridad la encontramos en el signo correspondiente a la letra H. En español la letra h es muda, pero no podemos leer ese signo como nuestra h porque su sonido es aspirado como en la mayoría de los idiomas. De esta manera, si queremos escribir el nombre helena tenemos que utilizar los signos correspondientes a Elena ya que no hay correspondencia para nuestra h, y si encontramos una palabra que se transcribiría como hip, por ejemplo, deberíamos leerlo jip.

La segunda peculiaridad es que, como podéis ver, hay un signo repetido con correspondencia para las letras u y w. Esto es porque en transliteración a muchos idiomas la w se lee como u y así es como debemos interpretar este signo, como en la palabra uaset y no como waset.

Debemos ser prudentes porque, a pesar de que pensemos que con estos signos podemos formar nuestras propias palabras de la lengua de Kemet, no es así. Podemos intentar formar la palabra maat (justicia, verdad) con los signos indicados arriba, pero lo estaremos haciendo mal ya que para esta palabra debemos utilizar otros signos que comenzaremos a ver en la entrada siguiente.

Antes de finalizar esta entrada indicar que, cuando una palabra se transcribe con varias consonantes consecutivas se intercala la letra e entre ellas para conseguir la palabra original. Este es el método comúnmente aceptado y el que reproduce “casi” a la perfección el sonido de la lengua de Kemet.

IV – JEROGLÍFICOS BÁSICOS



Primero tenemos que tener claros una serie de conceptos o ideas para poder entender los jeroglíficos. Un solo carácter puede significar varias cosas. No es posible aprender de memoria un carácter y saber qué significa pues depende del contexto, posición en la frase, etc. Cada carácter puede ser el equivalente a una letra de nuestro alfabeto o actuar como signos fonéticos o silábicos (bilíteros o trilíteros). Un solo carácter puede servir solamente para reforzar una idea o un concepto expresado por otro o aclarar el significado de una palabra.

Aunque suena muy complicado, lo explicado anteriormente tan solo son unas pautas para comprender cómo puede funcionar la lengua egipcia. No es algo de lo que nos tengamos que preocupar todavía ya que el aprendizaje es largo y ya tendremos tiempo para ir viendo todos estos aspectos despacio y con ejemplos. Primero vamos a centrarnos en una serie de pasos para poder empezar a comprender la estructura de la lengua egipcia:

1- Lo más importante que tenemos que conocer para empezar es el orden de lectura. En el mundo occidental leemos de izquierda a derecha mientras que los orientales y árabes lo hacen de derecha a izquierda. La lengua egipcia no es tan sencilla como eso puesto que se puede leer en ambos sentidos, siempre de arriba a abajo. Para saber en qué dirección tenemos que leer un texto tenemos que fijarnos en el lado hacía el que miran las figuras representadas. Si vemos que en el texto hay varios jeroglíficos de animales o personas el lado hacía el que miren es el lado en el que comienza a leerse. A continuación os dejo un par de ejemplos para ilustrarlo. En el primero comenzamos a leer de derecha a izquierda porque las figuras miran hacia la derecha y en el segundo de izquierda a derecha.



2-Hay algunos textos, muchos de ellos, en los que vemos la escritura “encerrada” en un circulo. Esto es lo que se conoce como cartucho o senu en egipcio y es una representación del nombre del rey en el que el nombre figura dentro de una cuerda anudada por cada uno de los extremos. Esto nos simplifica la lectura pues podemos individualizar bloques de texto y además es una buena forma de comenzar a traducir. Utilizando los nombres de los reyes aprenderemos a identificar y conocer ciertos caracteres que son usados con frecuencia. A continuación tenéis un ejemplo de senu con el nombre de Ramses II


3- A la hora de leer tenemos que tener en cuenta una pauta, comúnmente aceptada, que consiste en intercalar un sonido e entre consonantes que no pueden ser pronunciadas por falta de vocal. Un ejemplo es la palabra nfr que podéis ver en el siguiente ejemplo y que se encuentra escrita sin ningún carácter transformable en vocales a nuestro idioma por lo que al leerla lo haremos como nefer intercalando “” entre las consonantes. Esto nos ayudará a leer muchas palabras y adaptarlas con un método aceptado hoy día y que ofrece una garantía casi total en el método. No obstante, hay palabras en las que no se debe aplicar y veremos ejemplos de ello más adelante.

4-Hemos visto el orden de lectura, pero necesitamos entender un concepto más a la hora de leer jeroglíficos y es el de grupos. En ocasiones veremos varios caracteres agrupados en una especie de cuadrado imaginario. Unos encima o debajo de otros dentro de la misma linea. ¿Cómo leemos un bloque como el que tenemos después en el ejemplo gráfico?. Manteniendo el orden de linea de derecha a izquierda o izquierda a derecha que nos indique la dirección de los caracteres debemos leer antes los signos que estén por arriba y luego los de abajo del mismo grupo.


5-Los jeroglíficos se escriben en una linea todo seguidos, sin signos de puntuación algunos como puntos o comas. Esto puede resultar confuso al principio ya que no identificaremos cuando termina una palabra o una frase y comienza la siguiente, pero con practica y varios ejemplos no resultará tan difícil de comprender.


En esta entrada nos hemos centrado en aspectos básicos que todo estudiante debe conocer para afrontar la lectura de jeroglíficos. En la próxima nos adentraremos en la gramática de la lengua y veremos qué son los signos determinativos y aprenderemos a distinguir masculino y femenino, singular y plural y algunos números básicos.
Publicar un comentario