Buscar este blog

Contador de visitas

7/10/16

Receso y restructuración



Egipto, y más concretamente Kemet (Antiguo Egipto) es para mí algo más que un hobby, va más allá de una pasión o algo que esté por encima de muchas cosas. Para mí es mucho más que todo lo que me rodea (con la excepción de la familia). Kemet es mi vida, no solo algo a lo que le dedique la vida.

Cada vez que piso sus tierras vuelvo a sentirme completo. A pesar de que lo que queda a día de hoy es solo una infina parte de lo que fue, soy capaz de reconstruirlo en mi mente, de sentirlo como si todavía estuviese ahí, y allí estoy yo, formando parte del todo. Cada vez que veo una imagen de un templo o una estatua, cada vez que escribo una entrada en el blog o cada vez que entro a una nueva exposición siento que estoy más cerca de casa, siento que lo que hago tiene sentido y soy feliz.

Es muy dificil expresar algo así con palabras. Cuando amas algo de una forma tan intensa que no puedes imaginar cómo sería sin ello, de una forma tan pura que el único objetivo que te planteas tiene todo que ver con ello.

Durante los últimos años he dedicado mucho tiempo a escribir sobre Kemet en el blog de La última etapa, a través de facebook, twitter, instagram y tumblir. He seguido escribiendo y trabajando sobre mi libro La última etapa, demasiado tiempo desde que lo empecé muchos años atrás. Mi objetivo ha sido difundir y colaborar en la medida de mis posibilidades a expandir el conocimiento sobre la cultura del Antiguo Egipto a la vez que escribía sobre lo que quería.

El esfuerzo es mucho y merece la pena cada minuto que dedico a escribir sobre ello, pero también es agotador ver cómo por mucho que escribas y compartas no llegas a toda la gente a la que te gustaría, los escritos apenas son leidos y comentados, el trabajo se convierte en una visita o un me gusta más que en un disfrutar del contenido.

Pero he llegado a la conclusión de lo que importante, lo verdaderamente importante, es contar mi historia, publicar mi libro y escribir sobre Kemet en el blog no tanto para la gente que hoy pueda o quiera acceder al mismo, sino para la gente de mañana, para todos aquellos que cuando busquen algo lo encuentren y puedan disfrutar de ello sin importar cuándo o dónde.

Por eso voy a parar de escribir nuevo material en el blog y de promocionar las redes sociales tanto como hasta ahora. Porque estoy en la fase final para terminar el libro, que es lo más importante que puedo hacer, lo que más me llena en el mundo, contar mi historia, la historia de Kemet. A pesar de todo, el blog no parará de crecer porque me he dado cuenta de que todo lo que he escrito a lo largo de los años debe revisarse, corregirse o aumentarse. Es posible mejorar el contenido para ser lo mejor posible y así, cuando escriba nuevas entradas, toda la página sea el lugar del que más orgulloso me sienta y, lo vea mucha gente o no lo lea nadie, esté ahí disponible para todos.

Escribir en general es mi otra gran pasión. Escribir sobre todo tipo de cosas e historias a parte de Kemet. Tengo muchas historias escritas y muchas más por escribir por lo que he de centrarme también en todo ello, en darlas a conocer puesto que, si nadie las lee, es como si no se hubiesen escrito nunca y si una historia consigue llegar a una sola persona de todas las que la leen habrá conseguido inmortalizarse y convertirse en algo más real que cientos de cosas con las que vivimos día a día y que no representan nada para nosotros.


2/10/16

La última etapa revista 2 (Octubre 2016)



Ya tenemos el segundo número de la revista de La última etapa con más contenido acerca de la lengua egipcia, personajes, ciudades y un artículo sobre el ojo Uayet (Ojo de Horus). Podéis acceder a la revista online (sin necesidad de descarga) a través del siguiente enlace: http://bit.ly/2dHa5SN

1/10/16

La lengua egipcia (IV): Jeroglíficos básicos

En esta cuarta entrada vamos a entrar, por fin, en materia y aprender aspectos básicos para la lectura y traducción de jeroglíficos.

Primero tenemos que tener claros una serie de conceptos o ideas para poder entender los jeroglíficos. Un solo carácter puede significar varias cosas. No es posible aprender de memoria un carácter y saber qué significa pues depende del contexto, posición en la frase, etc. Cada carácter puede ser el equivalente a una letra de nuestro alfabeto o actuar como signos fonéticos o silábicos (bilíteros o trilíteros). Un solo carácter puede servir solamente para reforzar una idea o un concepto expresado por otro o aclarar el significado de una palabra.