Buscar este blog

Contador de visitas

9/7/16

La lengua egipcia (II): Jeroglíficos básicos

En esta segunda entrada dedicada a la escritura en el Antiguo Egipto (Kemet) vamos a profundizar en el sistema de escritura más conocido y estudiado: la escritura jeroglífica.



Este tipo de escritura fue “descifrada” para las sociedades contemporáneas por Jean-Francois-Champollion a través de la conocida Piedra de Rosetta. Esto derivó a que la traducción usada en primer lugar fuese aquella que realizó al francés y después, gracias a la influencia del inglés, se adaptó a esta lengua también.




Por eso hay que empezar aclarando que la gran mayoría de jeroglíficos y traducciones que vemos en internet están basados en una pronunciación que no es equivalente al español y cuyos sonidos no pueden equipararse a los de nuestra lengua. Por eso es común ver tablas de equivalencias de signos jeroglificos con letras que mucha gente usa para poner su nombre en jeroglíficos o tatuarse. Estas tablas, en un porcentaje muy alto, son incorrectas porque están arregladas para que las letras se pronuncien o bien en inglés o bien en francés.



Por este motivo encontramos traducciones con caracteres como kh o letras como h que, o bien no existen en español, o se pronuncian de forma muy diversa (por ejemplo la h en español es muda mientras que en la mayoría de las lenguas es aspirada).

Lo que a continuación voy a exponer es un cuadro de caracteres jeroglíficos y su equivalencia individual en letras españolas para que quien lo vea pueda pronunciarlas tal y como se leen y conseguir el mismo sonido que un angloparlante puede conseguir con otro tipo de tabla.

Hoy en día se recogen un total de 743 caracteres, parecen muchos pero son pocos comparados con el Chino, divididos en grupos de deidades, aves, instrumentos, partes del cuerpo, etc... Este número variaba según la época llegando a multiplicarse en época greco-romana (cuando Kemet ya no era Kemet sino Egipto).



En cuanto a la pronunciación hemos visto una serie de pautas para las letras, pero no existe una pronunciación exacta de la lengua del Antiguo Egipto a día de hoy. Esto es porque no hay nadie que pueda explicar cómo se pronunciaba exactamente por lo que existe un consenso internacional para conseguir una pronunciación unificada en todo el mundo, que no tiene porque coincidir con la original.

De esta manera como parte de esta convención se utilizan las letras e y o para rellenar espacios entre consonantes cuando no existe una letra que las una.

El orden de escritura puede variar, de derecha a izquierda o izquierda a derecha y de abajo a arriba. Lo que nos indica el orden de lectura y la dirección es hacía dónde miran los caracteres.

En la siguiente entrada comenzaremos a profundizar en la escritura dando pautas básicas de la lengua para poder empezar a traducir y escribir.


Publicar un comentario