Buscar este blog

Contador de visitas

22/12/13

Grupos de dioses





En el antiguo Egipto existía una multitud de dioses, tantos que ni siquiera los mismos habitantes de la tierra negra eran capaces de conocer. Dentro de esta colección de divinidades los dioses se unificaban o se conocían por medios de grupos. Estableciendo uniones entre ellos era más sencillo identificarlos así como potenciar un dios semi desconocido ligándolo a otro mucho más popular.




Existían diversos grupos de dioses. Los primeros que merece la pena mencionar son los dioses elementales o de la creación. Ya hemos visto que hay diversos mitos de la creación, según los cuales uno u otro dios se encuentra en lo alto de como demiurgo y una serie de dioses son sus hijos o sucesores. Así mismo encontramos varios grupos, siempre de nueve dioses, creadores. El más famoso es el formado por Tem, Su, Tefnut, Nut, Geb, Ast, Usir, Nebet jut y Suti. La relación entre estos dioses es familiar en el caso de los últimos integrantes siendo Tem el dios creador del mundo. Esta es la conocida como eneada, nueve dioses, de Iunu, ciudad en la que el culto a Ra era primordial. Podemos sustituir a Tem por Ra según la época, no obstante Tem mismo es una forma de Ra.

Según el mito de la creación este grupo de dioses cambiaba tanto de integrantes como en número. Otros grupos de dioses muy recurrentes son las familias. En Kemet se tendía a simplificarlo todo asimilándolo al grupo familiar y por ello encontramos multitud de grupos de dioses con el número tres como referente, el padre, la madre y el hijo.

El más conocido de estos grupos y el más influyente en la última parte de la historia de Kemet fue el formado por Imen, Mut y Jensu en Uaset. Siendo Imen el dios nacional asimiló a los otros dioses principales de Uaset y se convirtieron en familia facilitando al pueblo su culto y acercándolos por todo el país. Anteriormente la triada más fuerte era la formada por Petaj, Sejmet y Nefertum en Taui.

Como hemos visto en apartados anteriores también se podían englobar a los dioses en grupos en función de sus características o sus formas, pudiendo distinguir fácilmente entre divinidades bovinas, halcón, carnero o por dioses de la duat (el mundo inferior) o guardianes de las puertas. Estos grupos que hoy permiten identificar y reunir a diversos dioses de diversas épocas no existían como tales en su época y aunque muchos dioses compartían forma o funciones se entendían como dioses individuales y rara vez se pensaba en un dios halcón cuando se adoraba a otro.

Uno de los aspectos más complicados a la hora de acercarnos a la religión egipcia es que no hay un sistema de dioses como el de otras religiones más conocidas hoy día tales como la egipcia o la nórdica. No existe un panteón en el que convivan todos juntos ni una relación directa entre todos ellos más que la establecida en determinados momentos de la historia por los sacerdotes de sus cultos. Podemos englobar a los dioses en diversos grupos con el objeto de estudiarlos y comprenderlos mejor, pero raramente se les consideraba así en el antiguo Egipto. Salvo las excepciones religiosas de los grupos de la creación y de algunas triadas familiares cada dios se adoraba individualmente y no se consideraba parte de una familia o grupo.


Publicar un comentario