Buscar este blog

Contador de visitas

6/11/13

El calendario





Cada civilización ha tenido una forma diversa a las otras de contar el paso del tiempo y medir las estaciones. En Kemet no ha sido diferente y hay varios aspectos que conviene destacar en cuando al calendario porque además ayudan a comprender otros aspectos de la vida y religión de Kemet.

En primer lugar hay que establecer que los años no se medían siguiendo un punto fijo y desde ahí contando hacía adelante como hacemos nosotros con el nacimiento de Cristo, sino que se contabilizaban los años desde que el rey accedía al trono. Así cuando un rey comenzaba a reinar era el primer año de tal rey y cuando este moría y era sustituido por otro esa cuenta se reiniciaba y volvíamos a estar en el primer año del nuevo rey.




El calendario que se usaba en Kemet es el primer calendario solar de la historia. Estaba dividido en doce meses de 30 días cada uno organizados en semanas de diez días. Al finalizar el último día del último mes del año se añadían cinco días extra (que redondeaban el total hasta los 365 días) dedicados a cinco dioses.

Una curiosidad y error de medición era que no se tenían en cuenta los días que se añaden cada cuatro años (bisiestos) por lo que cada cuatro años el calendario tenía un desfase de un día. La forma de estructurar el año en periodos de 365 viene dada no solo por Ra (el sol) sino también por Japi (el río Nilo) ya que cada año crecía y regaba las tierras en torno al mismo periodo de tiempo.

De esta manera el año se dividía en tres estaciones llamadas Ajet o estación de la Inundación que se desarrollaba entre finales de nuestro verano y principios del otoño, Peret o estación de la siembra que se desarrollaba entre el invierno y el principio de la primavera y Semu o recolección que se desarrollaba entre finales de la primavera y principios del verano.

Los meses no tenían nombres como los nuestros sino que se numeraban siguiendo el orden de los mismos dentro de una estación. Así y para ver un ejemplo práctico, encontramos que un día cualquiera podía ser el día 5 del segundo mes de Ajet del año 6 del reinado del rey x. El año en términos de calendario, independientemente de la cuenta de los años de reinado, tenía su comienzo en el solsticio de verano y el comienzo de las inundaciones.


Publicar un comentario