Buscar este blog

Contador de visitas

13/7/13

Cronología de Kemet





Uno de los aspectos más importantes y menos comentados a la hora de acercarse a la civilización de Kemet es su cronología. Establecer o tener unas pautas temporales acerca de su desarrollo como cultura ayuda a comprender mejor los cambios, los personajes, los dioses y la cultura en general.


Porque si no tenemos una cronología clara nos parecerá muy lioso afrontar nombres de reyes, tumbas y templos sin tener una mínima noción de a qué momento de la historia pertenecen, porque no olvidemos que la historia de Kemet se prolongó durante más de 1500 años.




Por ese motivo vamos a centrarnos en su historia. A nivel general los egiptólogos y expertos han dividido la historia de Kemet en tres grandes periodos con sus etapas intermedias. De esta manera, han considerado los nombres de Imperio (o reino) antiguo, Imperio medio e Imperio Nuevo junto a los de Primer, segundo y tercer periodo intermedios.

Esta división ayuda a comprender y englobar la historia y es una división con la que estoy bastante de acuerdo, excepto por los nombres dados a cada una de sus partes. El motivo es porque la historia tuvo tres grandes fases bien diferenciadas con cambios bruscos entre ellas que llevaron al país a situaciones muy difíciles en varios sentidos.

En primer lugar, hubo una etapa tras la unión de las dos tierras por el rey que duró mucho tiempo y que vio nacer las grandes pirámides que todavía hoy pueden observarse en Egipto. Antes de la unión del norte y el sur del país Kemet existía, pero es una etapa que no pretendo cubrir con este libro. En este primer momento tras la unión es cuando se desarrollan los principios básicos de la civilización así como todos los términos y conceptos que permanecerían, inmutables o cambiantes, a lo largo de toda su historia.

Esta primera etapa se caracteriza por el orden y el control, por la organización de la administración en la que ve la primera capital del Kemet unido: Taui, y donde Ra se consolida como dios nacional durante la mayor parte de este periodo.

Los reyes (nesut) más representativos de esta etapa son Dyser (neterjet yeser) que construyó gracias a su arquitecto Injetep la pirámide escalonada de Sakkara, Keops (Medyed jefu) que hizo levantar la primera de las tres grandes pirámides de Guiza o Pepy II (Neterjau Neferkara Pepi) conocido por ser el último de todo este periodo.

De ahí se pasó a un estado de ruptura total provocado por la descentralización del poder y la independencia de los príncipes de cada provincia que acabaron por relegar al rey a ser un mero observador de su país. Unido a hambrunas y falta de control Kemet se ve sumido en el caos y por poco termina ahí la brillante historia de su civilización.

Afortunadamente, se sale de todo y tras una serie de conflictos entre dos auto-proclamados reyes emerge un auténtico rey que vuelve a unir el país y traer la paz y el orden tanto al norte como al sur. Así, da comienzo un nuevo periodo de prosperidad donde el arte alcanza nuevas cotas de magnitud. Es una época menos conocida a nivel general debido a que no nos legaron obras como las pirámides o tumbas tan impresionantes como la de los otros periodos, pero fue un momento muy importante en la historia de Kemet que duró mucho tiempo.

La capital se desplaza a Iti taui primero y a Uaset (Tebas) después y Ra va perdiendo su posición como dios oficial a favor de Imen, bien sea por sustitución o por asimilación.

De ahí se pasó a un nuevo periodo de caos y confusión debido esta vez al debilitamiento del rey y la invasión por parte de pueblos extranjeros que se hicieron con el control del norte y centro del país. Este periodo de dominación extranjera verá su fin tras muchos años de confusión, servilismo y batallas cuando un rey del sur finalmente consiguió expulsar a los extranjeros y re-unificar de nuevo el país.

Esta nueva etapa que se abre es una de las más conocidas de la historia de Kemet a nivel general ya que durante la misma se construyeron las tumbas del Valle de los reyes y sus gobernantes son de sobra conocidos hoy día aunque sea con los nombres extranjeros de Tutankamon o Ramses II.

Cuando esta etapa finaliza volvemos a un periodo de dominación extranjera que ya nunca cesaría relegando a la cultura de Kemet al olvido y expolio que lleva sufriendo desde hace tres mil años.


Considero necesario este pequeño repaso a su historia para poder entender mejor cuando vemos algún aspecto de la cultura en qué periodo nos encontramos y percibir la grandeza de su civilización en su justa medida. 
Publicar un comentario