Buscar este blog

Contador de visitas

5/5/13

Ra





Su luz me marca el camino, ilumina mi vida y me llena de energía. Calienta mi piel y mi corazón ahuyentando lo negativo que se esconde entre las sombras de mi ka. Su recorrido es mi recorrido. Como él amanezco pleno de fuerza tras una dura y peligrosa travesía por la duat. Cuando abro los ojos siento que he vencido, que nada puede detenerme en mi interminable ciclo de muerte y resurrección.




El sol me marca el camino, majestuoso en el cielo, llevándome lejos, más allá de la imaginación, de los límites físicos que me imponen las piernas. Pero, por muy lejos que me lleven mis pasos mi camino siempre vuelve a casa.
Publicar un comentario