Buscar este blog

Contador de visitas

7/4/13

Vuelta a casa





El desierto susurra mi nombre. La arena describe círculos invitándome a recorrerlos. El río de la vida aparece con frecuencia tras mis ojos con su calma divina y su tranquilidad inspiradora.

Puedo oler la tierra, sentir el calor sobre mi piel, respirar el aire que me liberar de todas mis preocupaciones.





Allí soy libre, allí soy yo, allí vivo, estiro el tiempo más allá de la realidad, me curo de todos los males y todo lo que queda atrás queda realmente atrás.

Sus piedras marcadas con la historia son mi vida, sus símbolos mis faros y sus tumbas colosales el inicio de mi aventura. 

Contando los días para volver a Egipto, para volver a Kemet, para volver a casa.
Publicar un comentario