Buscar este blog

Contador de visitas

10/11/09

Vicenza


Antes de comenzar con esta entrada hay que decir que la serie Mi vida en Padova la doy por concluida por varias razones: la primera, que ya no es una novedad, llevo aqui mes y medio y todo lo que podia contar sobre novedades creo que ya esta dicho llevando ahora una vida normal. Segundo porque se iba a transformar en una serie sobre mis excursiones de fin de semana a otras ciudades de Italia, y, para eso, lo cuento como entradas aparte.


Una vez explicado esto paso a comentar que el sabado fui a Vicenza aprovechando que fue el unico dia del fin de semana que hizo buen tiempo (aqui llueve a mares aunque hoy tenemos bastante sol). Vicenza es una ciudad que queda cerca de Padova (15-25 min en tren) y que forma parte de la region del Veneto.


Alli hay cosas muy interesantes para ver. Siguiendo mi tradicion, una vez me baje del tren, comence a andar por la ciudad sin procurarme un mapa o alguna informacion sobre la ciudad, simplemente a descubrirla por mi cuenta. El centro es bastante similar a una gran ciudad, con multiples comercios y una cantidad de gente bastante elevada, sin embargo no radica hay precisamente su mejor baza. Vicenza cuenta con dos o tres parques cerca de la estacion de gran tamano por los que es un placer pasear mientras ves a los patos en el rio y descansas tras las duras caminatas que ahora contare.


Lo primero que hice tras ver el centro es comprar un ticket de museos. Aqui hay seis museos y con el mismo ticket puedes entrar a todos en lugar de pagar individualente por ellos gastandote bastante mas dinero. Por 8 euros tienes el ticket y un mapa donde solo te indican donde se encuentran el resto.


Con el ticket en la mano lo primero que vi fue el teatro clasico. Construido en pleno Renacimiento emula a un teatro griego/romano bastante fielmente. Sin duda me parece un sitio que hay que ver si o si ya que es de una gran belleza. Uno de los lugares que mas pena me ha dado dejar debido a lo bien que se esta alli dentro.


De ahi fui a la pinacoteca donde cuentan con una planta entera de cuadros de autores de varios paises y donde quede francamente sorprendido por algunas obras. Siguiente parada: el museo archeologico y natural donde ver fosiles, animales disecados y, en definitiva, todo lo que dice el proprio nombre del museo. De ahi a un palazzo que, si bien, no es gran cosa en general, tambien tiene cosas de interes.


Ahora es cuando viene lo bueno, ya que en mi busqueda del quinto museo (el sexto es solo de arte sacro y no me interesaba) recorri no menos de varios kilometros. Decir que al final no lo encontre pero no me importo en absoluto porque llegue a uno de los lugares mas bonitos que he visto. Tras subir 190 escalones (contados en los propios escalones con grafiti) y unas cuestas kilometricas, llegue a un panorama que, recordandome al de Firenze, le supera en altitud y profundidad de vista ya que se puede ver hasta Barcelona si te fijas mucho. Realmente una vista increible.


Mas o menos eso es lo que hice en Vicenza, mucho paseo (mis zapatillas aun echan humo), cuestas, museos y unas vistas preciosas de una ciudad que recomiendo encarecidamente a todo el mundo.
Publicar un comentario